Voley Masculino

Rodrigo Pérez: “Este freno afecta más lo psicológico que lo físico”

Por Carlos Martino

Rodrigo Pérez brindó un claro panorama de la situación por la que atraviesa el Vóley Masculino de Vélez Sarsfield en medio de la pandemia por COVID-19.

Son tiempos de estar en casa, de seguir al pie de la letra las recomendaciones gubernamentales respecto a los cuidados para evitar la propagación del contagio por coronavirus en nuestro país. Son días difíciles, sobre todo para el deporte mundial que aguarda en una pausa sostenida el regreso a la competencia.

Obviamente nada será lo mismo y habrá que modificar hábitos, tanto como hoy, buscando nuevas formas de estar cerca cada uno en su hogar.

Así cuenta Rodrigo Pérez, entrenador de la División de Honor Caballeros y responsable de la actividad en el Club, la metodología de trabajo en tiempos de aislamiento social.

“Estamos organizados con el cuerpo técnico teniendo reuniones periódicas a raíz de todo esto vía Zoom o por mensajes. Armamos una estrategia para romper con esta situación que nos sorprendió a todos, un mecanismo que nos permita prácticamente entrenar como lo veníamos haciendo con el equipo de División de Honor y en las inferiores, teniendo tres o cuatro estímulos semanales”, comenta Rodrigo.

Para colmo, al Vóley velezano el aislamiento obligatorio lo agarró en medio de la primera competencia del año. El Fortín se clasificó a los cuartos de final del Torneo Argentino luego de un gran desempeño en cada una de las fases del certamen. Había accedido al lote de las ocho mejores escuadras que pelearían por el título. Ya tenía confirmada la zona en el Grupo I, junto a UVT, Once Unidos y Club Rosario. Ese cuadrangular, tenía fecha para el fin de semana del 20 de marzo, en la capital sanjuanina. La pandemia paralizó todo. “Ese freno tan de golpe, les afecta a los deportistas mucho más desde lo psicológico que desde lo físico”, apunta atinadamente el entrenador. “Se generaron varias estrategias para trabajar desde ese aspecto, con el apoyo del Departamento de Psicología y uno de los licenciados asignados que está trabajando desde principios de año con nosotros. Sobre esa labor, le bajamos línea a todas las inferiores”.

Como la contención anímica, también se encienden otros focos que requieren de atención. Pérez va detallando en su narrativa los distintos puntos donde hay que poner el ojo y no dejar detalles librados al azar. “Desde el Departamento de Nutrición nos están mandando material para el cuidado de peso, para mantener una alimentación saludable. Apuntalamos mucho desde ahí también”, señala.

Otro item sin dudas es la forma física. Mantener esa cuestión vital para cualquier deportista es lo primordial. “Tratamos de hacerlos conscientes de la importancia que tiene. Si bien no se va a poder imitar situaciones del entrenamiento diario anterior a la pandemia con el gimnasio, tratamos con el peso del cuerpo mantener los estándares mínimos de la preparación. El cuerpo tiene memoria y va a recuperar rápidamente los niveles de fuerza, potencia y flexibilidad”.

Este período abre nuevas propuestas, nuevos horizontes. Quedarse en lo conocido es retroceder. Adaptarse y capacitarse es poner en valor el tiempo libre que se multiplicó por estos meses. Así, Pérez y su cuerpo técnico van subiendo la vara de la excelencia que intenta alcanzar un club formador de jugadores como lo es Vélez. “Los entrenadores están trabajando constantemente enviando materiales propios editados y estadística. También de otros equipo o situaciones que queremos que comiencen a desarrollar a futuro”. Agrega además que “vía Zoom se realizan capacitaciones de comprensión de la estadística, entre otras cosas, en las categorías más grandes como Sub21, Sub 18 o Sub16. Los valores que manejan los jugadores a nivel nacional e internacional para explicarles a donde tienen que apuntar ellos para tener niveles de División de Honor”.

Al ser un club con fuerte idiosincrasia en formar jugadores desde sus fuerzas básicas, reafirmar el sentido de pertenencia es un valor fundamental aprovechando los testimonios de hombres que crecieron transpirando la camiseta en el Polideportivo. “Hacemos un ciclo de conferencias con el Departamento Deportivo con jugadores que han salido de las inferiores de Vélez que han llegado a trascender a nivel nacional y mundial, como Martín Ramos, Tomás Ruiz o Cristian Poglajen. A los chicos les sirve mucho para tenerlos de espejo, como camino a seguir”.


“Pasamos de vivir los siete días de la semana en contacto con los jugadores a esta situación, donde quedarse en casa es una cuestión de vida. Con esto no se juega y hay que respetarlo. Más allá que la sangre tira y tenemos ganas de volver a la cancha, no hay que acelerar los procesos y hay que generar una estrategia de vuelta a los entrenamientos y a la rutina, pensando en un escenario a futuro”.


Rodrigo Pérez tiene una larga historia con el Vóley de Vélez. Su trabajo en el club está a la vista con resultados, con la jerarquía ganada, con cada jugador que triunfa en el mundo. Vivió buenos y malos momentos, con los vaivenes lógicos y previsibles de cualquier deporte. Si bien, esta circunstancia es extraordinaria, ya le tocó vivir una coyuntura extrema similar a esta. “Me tocó pasar también la epidemia de Gripe A en 2009. En ese momento las puertas del club se cerraron y como no había aislamiento social tuvimos que buscar alternativas de entrenamiento fuera del club. Pudimos hacer un trabajo sin perder lo que veníamos haciendo en ese momento, ya que nos agarró justo entrando a los playoffs del torneo que en ese año perdimos la final con Boca. Tuvimos la suerte de encontrar un gimnasio en otro lado para hacer la preparación física”, recuerda.

El entrenador tiene en claro los pasos a seguir en lo inmediato, aún sin tener noción de cómo se resolverá todo en un par de semanas. La manera en que se reanudará la competencia, los detalles de la preparación en la vuelta, todo. Sin embargo, también sabe que nada va a ser como era. “Aspiramos a recuperar rápidamente el estado de forma física de los jugadores, sobre todo en la parte psicológica. Este tiempo llevó a replantear cosas desde lo personal a lo grupal, desde nuestra forma de vida. Reordenar los hábitos, las rutinas, los objetivos, va a ser fundamental. Siempre nos movimos en esos parámetros, fue nuestra zanahoria, desde los más chicos a los más grandes”.  

El éxodo de jugadores al exterior en busca de nuevos horizontes de competencia y propuestas económicas sin dudas va a debilitar la competencia local. En medio de esta pandemia y la problemática que planteará desde lo deportivo, la Federación ya planifica el camino a recorrer. “Si bien hay un panorama incierto, se va a alterar el proceso de crecimiento de jugadores ya que van a acceder al alto rendimiento sin haber pasado por procesos más largos por el éxodo de jugadores de nivel”.

Rodrigo tiene proyectado el futuro en su cabeza. La Institución sigue con vida en la pandemia y se prepara para volver más fuerte. Con los argumentos de siempre, los que han brindado tan buenos frutos. “Vélez va a seguir apostando siempre a las inferiores. Apuntalamos a esos jugadores jóvenes con los que venimos trabajando y que se suman a la División de Honor”.