Junta Histórica

Amalfitani, nuestro emblema eterno

Don Pepe y su obra maestra: nuestra casa, orgullo de todos los Fortineros.

Se cumplen 52 años de la desaparición física de José Amalfitani, el paradigma del Dirigente Deportivo. El hombre que lideró la refundación, soñó, proyectó y erigió un Vélez gigante que es nuestro orgullo.

Un nuevo aniversario de luto pero también de recuerdo imborrable para izar una vez más, la mejor bandera que Vélez Sarsfield posee en su historia si hablamos de un hombre. Aquel que reconstruyó al Club de las ruinas, que lo rescató de su desaparición en la década del 40, y bocetó un proyecto a mediano y largo plazo que edificó desde los escombros una Institución ejemplo. El ser humano que nunca bajó los brazos porque fue el cultor de una frase que actúa como verdad irrefutable: "Mientras haya diez socios el Club sigue en pie, necesitamos del esfuerzo de todos". De esa manera, cobró vida su legado.

Ese ideal de Institución se apoyó en puntales que han sido guía para sus sucesores: Pasión, sacrificio, voluntad, trabajo, honestidad y capacidad de liderazgo, en las buenas... y en las malas. Retroceder nunca, rendirse jamás. 

Nacido un 16 de junio de 1894 Don Pepe se asoció en 1913 y fue Presidente de la Institución en tres ciclos: 1920/ 1923-25/ 1941-69 -este último el de mayor éxito- el que lo catapultó a la historia y el que "obligó" a la AFA a decretar el 14 de mayo (1969), fecha de su fallecimiento, como el "Día del Dirigente Deportivo".


En coyunturas especiales, distintas a las de años anteriores y con una capacidad reducida de presentes, hoy se le rendirá clásico homenaje en el Panteón de Celebridades del Cementerio de la Chacarita. El mayor reconocimiento o tributo a su titánica tarea será seguir su huella, su impronta, características que lo transformaron en un directivo ejemplar y modelo.

Acompañado por laderos incondicionales Amalfitani refundó Vélez y lo convirtió en un prototipo de entidad social, cultural y deportiva única, digna de ser imitada, envidiada por sus pares. De su obra surgieron ejemplos que nos hicieron felices y Campeones del Mundo. En ese camino que él trazó, debemos permanecer en marcha inclaudicable. Todos. Porque si Vélez Sarsfield si es ejemplo colectivo de lucha tenaz y mancomunada, fue gracias a la vida y obra de Don Pepe Amalfitani.

De la seriedad de su rostro, también nacieron las mejores ideas para hacer eterno su legado.