Fútbol

“Me retiro en mi casa, en el lugar que elijo, donde crecí y nací”

Por Carlos Martino

Ricardo Álvarez anuncia su retiro del fútbol profesional con la camiseta de Vélez. Será este viernes ante Patronato, su última función para despedirse en su casa del hincha velezano.

Poder decir adiós es crecer. Así lo dice el famoso tema de Gustavo Cerati. Seguramente, hacerlo mucho tiempo antes de que pueda suceder esa partida, sin lugar a dudas, reviste un crecimiento absoluto.

Con una mezcla de tristeza y melancolía, pero con la seguridad de dar los pasos correctos, Ricardo Álvarez visitó el Estadio José Amalfitani para ponerle palabras a una noticia: la de su despedida.

Acompañado por las copas que ganó en Vélez del Clausura 2009 y del Clausura 2011, junto a la última camiseta con el 8 en su dorsal, el talentoso zurdo habló para todos.

“Si bien es una decisión que vengo pensando desde hace un tiempo, me tocó convivir con lesiones y dolores durante mi carrera que me llevan a tomarla. Uno dice en diciembre, pero llega y se te vienen todos los sentimientos. Es difícil porque me retiro en mi casa, en el lugar que elijo, donde crecí y nací. Siempre tuve el sueño de hacerlo acá y gracias a Dios se me está dando. No deja de ser algo raro porque dejo algo que hice toda mi vida”, arrancó casi como una catarsis de su sentimiento.

De repaso por su carrera, que lo llevó a ser campeón con el Fortín, jugar en Europa, disputar el Mundial de Brasil en 2014 (reemplazó a Leo Messi ante Nigeria) y poder retirarse en su casa, para Ricardo el agradecimiento es eterno. “El fútbol me dio mucho más de lo que soñaba cuando era chico”.

Lejos de buscar fantasmas, Álvarez fue muy claro a la hora de contar los motivos de esta partida anticipada. “Los problemas físicos me condicionaron durante toda mi carrera, cuando volví a Vélez me propuse estar al ciento por ciento. Lo pude disfrutar al principio y ahora no lo puedo disfrutar como quisiera. No quiero forzarlo. Llegó el momento”, señaló.

“Mi deseo era retirarme acá” – Ricky Álvarez

Son días que la cabeza seguramente camina a full. Cuenta que está nervioso, como nunca antes. Lo vive a flor de piel. Se propone disfrutar de todo. Aunque cueste. “Se me viene todo a la cabeza. Desde que llegué al club, de toda la gente que me ayudó a hacer mi carrera. Toda la gente que me crucé en el club me ayudó a ser lo que soy hoy, a lograr lo que logré. Llegar a Primera, salir campeón con esta camiseta fue lo máximo”.

Piensa en futuro, siempre ligado a la institución. “Me voy tranquilo porque viví muchas cosas. Vélez es mi casa. De acá no me voy a ir. Voy a volver desde otro lugar para ayudar a Vélez a seguir creciendo”.

Tuvo palabras de agradecimiento para Mauricio Pellegrino y su cuerpo técnico por acompañarlo desde el momento en el que comunicó su decisión, de aconsejarlo y darle siempre su apoyo. También, destacó a todos y a cada uno de sus compañeros en su regreso a Vélez. “Este es un grupo fantástico, con una calidad enorme, algo que no se ve comúnmente en nuestro fútbol. Es un placer grande retirarme con este grupo”.

El viernes tendrá minutos para volver a pisar el Amalfitani, para despedirse del fútbol y de todo el hincha velezano. Su zurda dará su última función. Esa zurda maravillosa.

Gracias Ricky.

La postal junto a los trofeos y el Amalfitani.