Fútbol

Robertone: “Entreno y mantengo la cabeza ocupada”

Lucas, desde su casa, analizando el presente en cuarentena.
Por Carlos Martino

Lucas Robertone nos abrió las puertas de su intimidad en cuarentena. Cómo transita ésta etapa el talentoso volante velezano, los entrenamientos, los tiempos libres y su valoración sobre el arribo de Pellegrino.

Tras un par de meses largos de aislamiento social, comienza a pesar día a día esta cuarentena obligatoria. El COVID-19 es una amenaza invisible que espera a la vuelta de la esquina y hoy la mejor medicina es estar en casa.

Con el mundo paralizado a causa de la pandemia, reinventarse es la cuestión. Tratar de ocupar el tiempo; encontrar la rutina dentro de lo extraordinario, ese el punto.

En ese estado se encuentra Lucas Robertone. En su hogar, acompañado de su pareja Sol, va desandando este período entre exigencia física y tiempo de recreación. Así lo contó en exclusiva al Sitio Oficial.

“La voy llevando bastante bien. Obviamente no estamos acostumbrados a esto, pero no queda otra opción. Al principio fue un poco más fácil porque había muchas más ganas. Ahora que pasó el tiempo es un poco más complejo, pero siempre tratando de hacer cosas nuevas para no aburrirse o estar tanto tiempo sin hacer nada. Entreno y trato de buscar cosas para mantener la cabeza siempre ocupada”, se sinceró Lucas.

Todo se modificó. El jugador que pasaba la mayor parte del tiempo entrenando o de concentración en concentración, hoy está en el hogar. Más allá de eso, la relación con su novia no se siente modificada; todo lo contrario, se potencia. “La convivencia la llevamos bien, como siempre, no ha cambiado mucho. Tratamos de distraernos y hacer tareas. Sumamos hasta entrenamientos juntos, que los hacemos en casa. Miramos series, video llamadas con amigos y también buscamos tiempos para cada uno. También jugamos algún juego de mesa o de cartas y competimos bastante con mi novia”.

Al punto tal, que en la cancha Rober usa el 16, pero en la casa se pone la 10. “También estoy ayudando con las cuestiones de la casa, como limpiar y cocinar. Trato de ayudar con eso que por ahí antes no lo hacía tanto, hoy las hacemos juntos”.

En medio de lo cotidiano, un lugar muy grande lo ocupa la puesta a punto física. La preparación. Esa que puso pausa a mediados de marzo y se reinventó, con nuevas formas, apoyada en la tecnología. Allí se encuentra el plantel profesional en tiempos de cuarentena. “Los entrenamientos están siendo por Zoom, donde participan los profes, el cuerpo técnico y los ayudantes. Estamos entrenando todos los días por la mañana. Tenemos dos días por semana con clases de spinning, una a la semana de pilates. Por la tarde, trato de meter algún doble turno dos o tres veces por semana”, relata el volante; destacando, además, que en lo individual tiene un plan especial de “fuerza y de alimentación para no perder nada en esos aspectos”.

Algo que trasciende el vestuario es el grupo. Si hay algo puntual de positivo entre tantos valores, es la unión y el buen rollo que tienen todos los integrantes. En mayor o menor medida, el cariño y el respeto están. Eso vale oro. Ya sea para saber del otro o para medirse en un duelo en la play. Todo suma. “Mantengo bastante contacto con los chicos. Obviamente jugamos a la play, de vez en cuando metemos un partido en el FIFA o alguna que otra partida de Call of Duty. Siempre nos preguntamos cómo estamos, qué cuentan y tratamos de hablar un rato”, dice y agrega que “con los que mejor me llevo hacemos video llamadas por Zoom, para pasar un poco el tiempo y no perder la conexión”.

Uno de los goleadores del Fortín y un valor importante en el juego como Robertone, expresó su opinión sobre el arribo del Flaco Pellegrino a la dirección técnica del club. Situación particular para conocerse por el confinamiento, pero aprovechando el tiempo. “No lo conozco mucho como entrenador. Se de su trayectoria en Europa y en clubes de la Argentina. Es un buen técnico, con una buena idea. Es del club, algo que es muy bueno. Espero que venga para ayudar al equipo, ya que nosotros lo vamos a ayudar para que todo sea más fácil y rápido”, suelta Lucas con convicción.

También contó que Pellegrino “participa de los entrenamientos, los ve, opina y da consejos. Tanto él como Compagnucci intervienen en la preparación por Zoom que hacemos todos los días con los profes”.


“Pellegrino es un buen técnico, con una buena idea. Es del club, algo que es muy bueno. Tiene mucha experiencia y nosotros lo vamos a ayudar para que todo sea más fácil y rápido”.


El jugador piensa y analiza la situación. La incertidumbre por el regreso a la vida cotidiana es todavía un horizonte lejano. “La vuelta al fútbol la veo lejana. Más que nada porque todavía nadie sabe decir o responder sobre alguna fecha concreta. Eso me hace pensar que va a estar para un tiempito largo. Espero que no se estire tanto la vuelta a entrenar”.

Además, brinda una buena mirada sobre los cambios que se comienzan a reflejar en las ligas que van volviendo a la actividad en el mundo y un llamado de atención. “Va a cambiar bastante todo. De hecho en Europa se está viendo las lesiones que están teniendo los jugadores que son más frecuentes de lo habitual; eso hace pensar que va a ser difícil, que nos va a costar a todos. Va a ser un proceso largo y complejo para todos, que va a tener que llevarse de a poco para evitar complicaciones a futuro”.