Fútbol

Hoyos: “Es importante que alguien del núcleo del club sea el nuevo DT”

El testimonio de Hoyos en plena cuarentena.
Por Carlos Martino

Lucas Hoyos contó en una charla con el Sitio Oficial cómo se prepara y cómo vive este período de aislamiento social junto a la familia, a la espera del regreso del fútbol y del arribo de Mauricio Pellegrino como entrenador.

En medio de esta pandemia global por COVID-19, nos vamos metiendo en la intimidad de los protagonistas velezanos del plantel profesional de fútbol, para conocer cómo atraviesan esta etapa lejos de la actividad y en casa, cuidando de los suyos.

Con la misma seguridad que defiende el arco fortinero, Lucas Hoyos custodia a su familia. En su hogar, donde hizo búnker para pasar estos largos días de inactividad y así disfrutar de varios momentos que el mismo fútbol habitualmente no permite. La parte “buena” por así decirlo de este difícil confinamiento.

“Que recuerde, hacía mucho que no pasábamos tanto tiempo juntos con la familia”, inicia el golero nacido en Guaymallén, provincia de Mendoza.

Junto a su mujer y sus dos hijos, Lucas vive días de cuidado, juegos, tareas y sobre todo, mucho amor. “Estamos bien. Sinceramente tratando de pasarla juntos y saliendo lo menos posible. Solamente voy a la calle para comprar comida, pasear al perro, o realizar cosas esenciales”, asegura.

Para los hijos de un futbolista, las largas concentraciones, los entrenamientos y viajes llevan a ver a su padre más por televisión que en persona. Ya hace más de cincuenta días que Gian y Joaquín disfrutan de estar con su Papá al máximo. “Los chicos están felices. En lo que va de este tiempo, hicimos bastantes pijamadas y distintas acciones. Vivimos en un departamento, pero nos ingeniamos para hacer gimnasia, jugar a la pelota; hacemos un quilombo bárbaro”.


“La verdad que uno trata de entretener a los chicos, Por la edad de ellos más que nada tratamos de ayudarlos en las tareas de la escuela, jugamos cartas, metemos Play de vez en cuando, corremos en el departamento. Hacemos de todo. En este tiempo acá adentro, a pesar del espacio, hicimos muchas cosas”.


Así y todo, en medio de la cuarentena y desde el día uno, el plantel no dejó de entrenarse. En casa, con la supervisión de los profes Mariano Fanesi y Martín Polo fueron sumando puntos de encuentro y actividad conjunta para mantener la forma física. Además, se sumaron algunas herramientas que suman: Videollamadas, clases particulares. Hoyos cuenta cómo cumple su parte de entrenamiento diario. “Estamos entrenando por la aplicación Zoom. Haciendo lo que se puede. En mi caso el espacio es chico, pero desde el club nos acercaron una bici fija para hacer spinning dos veces a la semana. También metemos pilates una vez a la semana, y después algo aeróbico con fuerza los días restantes. El entrenamiento específico de arquero se me complica por lo que te contaba del espacio”.

El grupo es muy unido. Siempre esa ha sido una cualidad que ha destacado a los componentes del plantel de un tiempo a esta parte. Conformar buenos grupos hace que el trabajo finalmente termine saliendo. Es por eso que el contacto y las charlas se mantienen más allá de la distancia, incluido con Gago quien se pone a punto de su rodilla bien cerca de sus compañeros. “Seguimos en conexión permanente. Nos comunicamos por algunas inquietudes y siempre para informar algo del grupo. Metemos a Fer en esas charlas que está a full con su recuperación”.

Tras el interinato de Guillermo Morigi y en medio de este período de aislamiento social, se confirmó en conferencia de prensa on line, el arribo de Mauricio Pellegrino como flamante entrenador de Vélez. La dificultad de trabajar cerca del grupo no es impedimento para que el Flaco conozca y esté conectado con sus jugadores. El arquero del Fortín brinda una valoración sobre el arribo de un histórico a la dirección técnica. “Es importante que alguien del núcleo del club sea el nuevo DT. Tiene mucha experiencia y sabe lo que es la Institución. Nos va a hacer bien. Se ve que tiene un gran equipo de trabajo. Tuve una pequeña charla con él, hablando de hacer todo para el bien del grupo. Además quería conocer también como venía con esta cuarentena”.

En estas fases de reapertura de la cuarentena hay sin dudas una gran dosis de inquietud. Se habla que el fútbol será una de las últimas cosas en reactivarse y eso genera preocupación. Lucas, desde su lugar, trata de ser apoyo para los más chicos y de llevar tranquilidad. Como cuando se para bajo los tres palos. “El panaroma es de mucha incertidumbre. Creo que esto va a llevar tiempo y más que nada porque se acerca el invierno, que puede ser más complicado. Seguiremos los pasos que hay que seguir y tener paciencia”.

Por último, envía un mensaje a todos en medio de esta pandemia, y se expresa con responsabilidad y sabiduría. “Hay que tomar conciencia de todo lo que está pasando. Van a cambiar las costumbres y espero que todo sea para bien. Hicimos mucho daño, por eso a nivel mundial se está sufriendo. Hay que saber que se vienen etapas difíciles en todo sentido, tanto económicas como sociales; pero después de tanto tiempo sin tener una vida normal, de algo tiene que servir”.