Fútbol Recreativo

Late el corazón del club

Fútbol en casa. Una jornada única.
Por Carlos Martino

Cada sábado, el Campus Victorio Spinetto vibra con el ruedo del balón. Todas las edades se congregan para dar rienda suelta a jugar en casa. El Polideportivo respira fútbol.

El sábado en el Polideportivo no es un día más. Es el día por excelencia. La gran cantidad de propuestas deportivas en la institución ofrecen un abanico de oportunidades únicas para estar en el club y disfrutar de la actividad.

Desde la concreción del magnífico Campus Victorio Spinetto, todo se multiplicó. Desde la concurrencia (siguiendo los protocolos sanitarios en pandemia) hasta el orgullo de la pertenencia.
 
Muy pocos clubes (por no decir ninguno) tienen en el país las instalaciones que hoy cuenta Vélez para darle variantes a los socios y abrirle las puertas de casa.
 
El Fútbol Recreativo y Formativo de Vélez, nuclea una gran masa societaria que disfruta del rodar del balón cada fin de semana.
 
El Recreativo, para chicos y chicas;  las Ligas competitivas, en sus ramas masculinas y femeninas; el Torneo “Glorias Velezanas”, un gran proyecto que avanza con firmeza y que llegó para quedarse; y los encuentros recreativos de fútbol en “BOLSA", para quienes quieran sumarse a jugar algún partido. 
 
Todas buenas propuestas para el disfrute y captación del socio. 
 
En un rincón de la tarde y tras haber dado todo en su partido de Liga Femenina, se escucha la voz de Jimena Pampin. "Es la oportunidad de hacer deporte con chicas de todas las edades. Encontrás expectativas, emociones, ganas. Es venir a pasar un buen momento", cuenta muy feliz.
 
Para ella, como para muchas, significó vencer barreras, superar nuevos desafíos. Vencer sus propios miedos, sus propias limitaciones. "Cambió mucho la forma de ver a la gente joven que juega conmigo. Poder compartir un espacio que te da la posibilidad de crecer y exigirte; como demostrarte a vos mismo que podés siempre dar un poco más".
 
Competir le dió otra impronta a su estadía en el club. Esa responsabilidad de defender los colores y el orgullo de sus compañeras, potenció sus ganas. Así lo cuenta. "A nivel competitivo es muy bueno porque te da la chance de probarte todo el tiempo. Vas perdiendo un partido y ves que tenés un equipo que está luchando junto a vos y querés ganar".
 
Jime es fanática de Vélez y no oculta la felicidad de estar en su club, disfrutando de cada día. "Como hincha es un montón estar acá. Es ver lo que uno da como socio como se vuelca en las canchas, en el club en general. Estar en el club es sentirte en casa".
 
Amistad y juego en el Polideportivo.
 
Hacés unos metros y te sumergís en el mundo del torneo interno de socios. Organizado a la perfección por edades y por dimensiones del terreno de juego, encuentra la excusa para satisfacer todos los gustos y deseos.
 
A punto de entrar a jugar, Luis García de 54 años, relató sus sensaciones mientras acomoda sus canilleras. "Me parece fantástica la idea del club de organizar estos torneos. Es importante para la gente de mi edad el poder estar en movimiento o haciendo actividad física al aire libre. También te permite conocer gente".
 
Luis es un socio nuevo. Llegó a través de su hijo. El Recreativo le abrió las puertas al menor y por consecuencia, también a él. El secreto, la fórmula está ahí. "Hace poco soy socio del club. Mi hijo juega al Recreativo hace tres años y yo quería esta vida de club", se sincera y suma "me enganché por él. Le dije que aproveche a su edad de disfrutar de estas canchas ya que el complejo está bárbaro".
 
Lo llaman sus compañeros para la charla previa, pero aprovecha para poner en palabras los que como él, miran cada detalle. "La organización es fantástica. Ante cualquier problema están los médicos, todo muy organizado. Se preocupan de que todos puedan jugar. Cero problema. La gente viene a divertirse".
 
Los pibes de Liniers vienen con un buen andar en el Torneo de las Glorias. Ezequiel Villar, uno de los jugadores del equipo de amigos atiende la atención de la prensa como si fuera en la previa de un partido oficial. "Es una hermosura disfrutar de este predio hermoso. Hace muchísimos años que no se ve el club como se lo ve hoy. Es hermoso jugar en esta cancha de primer nivel", narra.
 
Ezequiel es uno de esos socios que aún se saca el polvo de la tierra que barrió tantos años en esas canchas que evolucionaron en una gran obra. "Esto es maravilloso. Pasar un dia entre amigos, en canchas de primera línea. Antes eran canchas de tierra y no es lo mismo. Que Vélez haya organizado un torneo es buenísimo".
 
Para el final, el deseo de él termina siendo el de todos. "Que no se corte porque a la larga va a traer mucha más convocatoria de socios", jura.
 
Suena un silbato. Se escucha el murmullo de las jugadas perdidas y los goles soñados. Se cierra un nuevo sábado. Uno de tantos en casa. Uno muy especial, como cada jornada.
 
El fútbol en el corazón del Polideportivo para todos.
12 IMÁGENES

Fútbol en el Campus

Fútbol en el Campus

Las postales de un sábado especial.