Fútbol

Un presente que promete futuro

Pellegrino y el barbijo con el escudo. Una postal que simboliza el primer paso del Flaco como entrenador del Fortín.

El repaso de cada uno de los 80 días de competencia de estos meses frenéticos de Copa y Campeonato, donde Vélez volvió a escribir su nombre en las marquesinas importantes del fútbol de la mano de Mauricio Pellegrino.

Vivimos, disfrutamos y sufrimos una de las temporadas más extensas en tiempo a causa de la pandemia de COVID, con meses interminables de aislamiento social obligatorio y de entrenamientos a distancia. Pero también ha sido una de las más frenéticas, con poco descanso entre partido y partido, con una vorágine que no se detuvo hasta mediados del primer mes del 2021.

Fueron muchos los focos de atención a los que tuvo que presentar cuidado Mauricio Pellegrino en su regreso a Vélez. El Campeón del Mundo que volvió a la institución, como parte de su sueño cumplido. Pasada la presentación virtual en la entrevista que compartió con el Presidente Sergio Rapisarda, el Manager Pablo Cavallero y el periodista Álvaro Norro; el Flaco comenzó a mantener contacto con los integrantes de un plantel que venía cumpliendo con los entrenamientos de manera remota día tras día.

Desde el momento uno, el ex DT del Leganés de España tuvo que mostrar toda su experiencia cosechada en tantos años de formación como entrenador para gestionar un grupo sin el contacto directo, sin el cara a cara tan vital para la construcción de un grupo.

Afectado por la falta de ritmo como el resto de los clubes a causa de la pandemia, el plantel velezano retornó a los entrenamientos presenciales el lunes 10 de agosto. Luego de varias sesiones de trabajo en la Villa Olímpica, de a poco comenzaron a llegar los amistosos: Estudiantes de La Plata, Lanús, Chicago, Defensa y Justicia y Platense, para calibrar motores.

Con buenos resultados y un plantel que comenzó a completarse con los pibes que fueron promovidos de la cantera, como también con las flamantes incorporaciones que llegaron para reforzar la ilusión. El perfil del entrenador cuajó a la perfección, con la seriedad que lo caracteriza, la contracción al trabajo y su docencia en cada entrenamiento.

Así, Vélez se movió rápido con los pedidos del entrenador y en pandemia se cerró la renovación de Fernando Gago y la incorporación definitiva por la adquisición del 40 % de los derechos económicos de Ricardo Centurión. También llegaron Juan Martín Lucero, Cristian Tarragona y Federico Mancuello; mientras que Emiliano Amor, Guido Mainero (se fue luego a Deportes Iquique de Chile), Jhonathan Ramis, Rodrigo Salinas (más tarde rescindió su vínculo) y Mauricio Toni volvieron de sus préstamos.

En esa conformación del plantel y con un libro de pases en el extranjero activo, se dieron las bajas de Álvaro Barreal (MLS), Braian Cufré (España) y Lucas Robertone (España). Sin dudas, fue muy dura la partida de Fernando Gago, quien anunció su retiro a pocos encuentros de comenzada la temporada.

Finalmente arribó el estreno oficial, ante Peñarol por el partido de ida de la segunda fase de la CONMEBOL Sudamericana. 0-0 en Liniers y preparar la vuelta, pero antes, había que jugar en el debut por el certamen local ante Huracán. De esta manera, Vélez comenzaba a programar sus semanas de entrenamientos con el fragor de la doble competencia, situación que se repitió durante casi todo el semestre.

Desde el miércoles 28 de octubre cuando El Fortín recibió al Manya en el Amalfitani, hasta el 16 de enero, jornada en la que se consumó la victoria ante Rosario Central en San Juan, pasaron 80 días en los que el conjunto del Flaco disputó 20 encuentros con el siguiente saldo: 10 victorias, 5 empates y 5 caídas, con 30 goles a favor y 21 en contra.

Delirio agónico. Vélez se metía en las semifinales de la Sudamericana.

Entre los puntos más altos aparece la goleada histórica en la Sudamericana ante Deportivo Cali en Colombia por 5 a 1, con una actuación superlativa en contundencia. Con un triunfo agónico en suelo chileno ante la Universidad Católica, con el tanto de Juan Martín Lucero que recorrió el continente y metió a la institución en las semifinales. Tal vez, el punto bajo se registró en Paraná, donde el empate sin goles ante Patronato, marginó al equipo de pelear la Zona Campeonato, relegándolo a la Complementación donde terminó con el reconocimiento al mejor equipo de esa instancia.

En cuanto a desempeño global, el equipo llegó hasta semifinales de la CONMEBOL Sudamericana y quedó primero en la Zona Complementación. En resumen, se obtuvo el 58,33 % de los puntos entre ambas competencias.

Pellegrino utilizó en toda la temporada un total de 32 jugadores, clara necesidad de rotar nombres entre el descanso por la proximidad de los partidos y también debido a las bajas que se registraron por casos de COVID positivo dentro del plantel. Entre los que más minutos vieron cancha se destacan Lautaro Giannetti (asistencia perfecta en la Sudamericana) y Lucas Janson. Los goles de Cristian Tarragona y Thiago Almada, como los top scorer del semestre.

También, como fiel representante del ADN fortinero, Mauricio promovió a 8 juveniles de la cantera, que hicieron su estreno en la máxima categoría. Ellos fueron Florián Monzón, Matías Borgogno, Nicolás Garayalde, Marcos Enrique, Agustín Mulet, Federico Versaci, Facu Cáseres y Tomás Cavanagh. Algunos jugadores que, con sus goles, como Mulet, Orellano, Brizuela o Monzón, ayudaron al equipo a obtener importantes triunfos. Además, tuvo en cuenta a varios jugadores que sumó al plantel y los convocó para ocupar un lugar en el banco de suplentes, algún amistoso o concentrar como Martín López, Patricio Pernicone, Ian Rasso, Máximo Perrone y Mateo Pellegrino.

Vélez no alcanzó el objetivo primario de obtención de la CONMEBOL Sudamericana, pero volvió a escribir su nombre en las marquesinas del protagónico ambiente futbolero y respetado por todos y cada uno de sus rivales. Regresó a una instancia decisiva de semifinales en una contienda continental tras nueve años de ausencia. También, rubricó la clasificación a la inminente CONMEBOL Libertadores luego de siete temporadas y tiene la chance de asegurarse una plaza en la Sudamericana 2022, en el duelo a partido único ante Banfield.

Sin dudas, en Vélez, el futuro siempre promete.

El grito de gol de Mulet. El último gran valor surgido de la cantera.