Fútbol

Morigi: “En el Vélez de Pellegrino nada estará librado al azar”

“Mauricio me genera respeto, seriedad, esfuerzo, sacrificio, querer ganar, ir siempre para adelante. Lo que él transmitía como jugador, es así también como entrenador”.
Por Diego Guitian

Cumpliendo su tercer año como entrenador de la Reserva, Guillermo Morigi continúa trabajando para el primer equipo e imagina un Vélez protagonista de la mano de Pellegrino.

Está por llegar Francesca. La segunda hija de Guillermo y Analía viene en camino. El nombre lo "impuso" su hermana mayor, Lupe, de 5 años. Mientras el confinamiento social y obligatorio ya lleva más de 90 días, quedarse en casa de los Morigi equivale a vivir con alegría máxima a la espera del arribo de la pequeña. De paso, todos colaboran en el orden y ayudan a mamá que ya cursa el octavo mes de embarazo.

"Hay que adaptarse. Estoy cansado pero es lógico, debemos seguir cuidándonos y no subestimar lo que está sucediendo con la pandemia. En casa nos organizamos entre todos y ayudo a Ana en todo lo que puedo. Estamos mentalizados y enfocados en el cercano nacimiento de Francesca. Y muy felices", cuenta el entrenador de la Reserva que, como era de esperar, también dejar fluir sus sensaciones por su otro amor: "extraño todo lo que tenga que ver con Vélez y la Villa Olímpica".

-¿Cómo desempeñás tu trabajo bajo las actuales circunstancias?

-Superviso la Reserva a través de la computadora, los chicos trabajan su rutina con el Profe. y Marcelo Bravo y yo damos charlas con los jugadores, que van desde lo táctico hasta lo que sienten ellos hoy en día. Todas las semanas tenemos una conversación diferente y hay mucho ida y vuelta. Eso es algo positivo, poder hablar de cosas que a veces quedan en el tendal cuando estamos entrenando normalmente.

-Tu última presencia en campo fue el interinato con la Primera tras la renuncia de Gabriel Heinze. ¿Qué sensaciones quedan de aquellos días?

-Muy buenas al fin de cuentas. Me costó quizás el primer día, veníamos del viaje de Santa Fe donde Gabriel me había pedido que acompañara al grupo y arrancamos de inmediato a la mañana siguiente. Ya el segundo día nos sentimos mejor. Los jugadores nos hicieron sentir muy cómodos, no hay nada que objetar hacia ellos ni al cuerpo médico. Hicimos una buena semana de entrenamiento y llegada la hora del partido todo se vivió con el nerviosismo de la pandemia que ya estaba entre nosotros. Así y todo dimos lo mejor ante Independiente, un partido parejo en donde tras una jugada muy discutible, como fue el penal, se decretó el resultado.

-¿Qué te genera el arribo de Mauricio Pellegrino y qué Vélez imaginás que vamos a ver de su mano?

-El Flaco me genera respeto, seriedad, esfuerzo, sacrificio, querer ganar, ir siempre para adelante. Lo que él transmitía como jugador, es así también como entrenador. Un súper profesional, un ejemplo, hablamos de los jugadores más jóvenes y sé que pidió muchos videos para ver. No tengo dudas que va a mentener esa línea y las expectativas son buenas. Estoy muy contento que tanto él como Carlitos (Compagnucci) estén en el club nuevamente. Imagino un equipo ordenado, con sacrificio, donde nada quedará librado al azar. Todo pensado y bien estipulado, tanto en lo defensivo como lo ofensivo. El Flaco sabe que Vélez es un Club con objetivos altos y saldrá a buscar los partidos, no tengo dudas. 

Como entrenador de la Reserva, Morigi posicionó a Vélez en dicha divisional llevando al equipo a pelear el Torneo hasta las últimas jornadas sin descuidar el perfil formativo.

En 2018, Morigi volvió a tomar las riendas de la Reserva. Dos años completos lleva al frente del equipo luego de su primera experiencia (2015/16) y siempre siendo protagonista. En la última Temporada sus dirigidos culminaron 6° con 39 puntos (G 12, E 3 y P 8), a 7 unidades del Campeón Lanús. Hasta una fecha antes del epílogo, El Fortín llegaba con chances de pelear el torneo. "Los números fueron muy buenos pero creo que pudieron haber sido mejores. De todas formas, desde que soy entrenador de Reserva mi principal objetivo es darle las mejores herramientas a la Primera, por eso no hay prioridad de ser Campeón, aunque si tenés la chance la vas a ir buscar".

-Ir siempre para adelante. ¿Te identificás en todo momento con esa manera de sentir el fútbol?

-Es que siempre fuimos al frente porque Vélez tiene los jugadores en inferiores para ir al frente. Aparte su mística institucional pasa por ahí. Vélez no es un equipo que especula, alguna vez estratégicamente lo podés hacer pero cualquier equipo que lleve la V en el pecho, sale a buscar el partido. Esa es también mi forma de trabajar, es donde más cómodo me siento. No me imagino siendo un técnico defensivo pero no descuido mi arco, porque los partidos se ganan con un buen ataque y una buena defensa. Encontrar ese equilibrio es lo que trato de hacer con mis equipos, yendo al frente pero tampoco hago locuras porque a mi me gusta atacar bien y defender de la misma forma.

-De acuerdo a los jugadores que hoy tenés a tu cargo, ¿qué tipo de camadas se vienen?

-Hoy la Reserva la conforman los Categoría 2000, 2001 y 2002. Trabajaremos con esos jugadores y por ahí con algún 2003. Este año tenemos un plantel muy rico en calidad y no tenemos necesidad de apurar a nadie, tampoco a los chicos que vienen atrás. Pero bueno, hay que ver cómo será el reencuentro cuando todo vuelva a la normalidad. Sí me encantaría dirigir algunos chicos que veo 2003 o 2004, pero no pasa por ahí, la Institución debe manejarse con paciencia y se deben respetar los procesos formativos para esperar a los jugadores. Todo a su tiempo.

-Justamente habrá que ver cómo quedan parados económicamente los Clubes después de la pandemia. ¿Imaginás un escenario con pocos refuerzos y mucha presencia de juveniles en todos las Instituciones? Y en ese caso, ¿cómo ves parado a Vélez respecto a sus pares?

-Vélez, Lanús, Boca, River, Talleres, son los equipos que tienen mayor competencia en juveniles. Y en el caso que haya que jugar de esa manera, estaríamos muy bien parados pero veo muy difícil que así sea. No hay que apurar a los chicos, el fútbol argentino se vuelve un problema si busca tapar urgencias con los juveniles. Vélez es el mejor club que trabaja en ese sentido y por algo los chicos que llegan son rentables a nivel deportivo y económico. En la vida uno madura a los 23 o 24 años y no es la excepción el jugador de fútbol pero bueno, las urgencias del fútbol no lo permiten.

Mientras disfruta y espera con ansiedad la llegada de Francesca, Morigi realiza una proyección de sus objetivos pero con los pies sobre la tierra, valorando el lugar que ocupa en el Club que lo vio consagrarse y ser Campeón en su etapa como futbolista. "Respeto lo que hago, trabajo en un lugar y en un puesto muy importante. Tengo la suerte de brindarle herramientas a los chicos. Me sentí bien cuando fui interino, capacitado para estar ahí pero no me tira de los pelos dirigir Primera y no estoy en campaña de hacerlo. Entiendo dónde estoy parado y disfruto del lugar que ocupo. El día que llegue una oportunidad la estudiaré. Mientras tanto, honro la suerte de hacer lo que me gusta y encima en un Club como Vélez que es mi segunda casa".

El nacido en Vélez tuvo su primera oportunidad como DT interino, ante Independiente, durante la jornada inicial de la inconclusa Copa de la Superliga 2020 .