Deportes

Iniciarse en el deporte desde casa

Las propuestas creativas permiten la buena conexión de los chicos y chicas junto a sus familias desde casa.
Por Carlos Martino

Iniciación Deportiva es otra de las actividades deportivas del club que debió reinventarse en este tiempo de aislamiento social por COVID-19.

El confinamiento a causa de la pandemia por coronavirus obligó al replanteo de todas las actividades deportivas que se desarrollan en gran número en el Polideportivo del Club.

Allí comienza a jugar un rol fundamental la tecnología. Las distintas salas de reuniones a distancia y online, ofrecen la posibilidad de brindar las clases de manera remota. Estar juntos, más allá de la distancia, resulta fundamental.

La escuela de Iniciación Deportiva apunta a que los socios infantiles vivan experiencias lúdicas, incrementen su motricidad, se socialicen con sus pares y conozcan las diferentes disciplinas que ofrece Vélez a través de juegos predeportivos y mini-deporte. El objetivo es que los profesionales orienten ese precoz desarrollo y formen a nuestros niños en futuros deportistas.

Hoy toca hacerlo desde casa. La profe María Soledad Villariño lleva adelante la actividad acompañada por Julián Cattáneo. Junto a los profes, los chicos van descubriendo en cada sesión virtual, el amplio mundo de los deportes de Vélez.

“Comenzamos los encuentros por zoom, realizando charlas, meriendas y juegos cortos de convocatoria y vinculación con los chicos”, cuenta Soledad al Sitio Oficial.

Todo cambio genera dudas y nuevas sensaciones a las cuales hacer frente. Los primeros encuentros les abrieron la puerta a otros, para que todos los chicos y las familias se fueran sumando a estas propuestas. “Paulatinamente, mientras ellos iban respondiendo de manera positiva y con entusiasmo, fuimos incorporando otros proyectos. Al día de hoy llevamos a cabo dos encuentros semanales de una duración aproximada de 50 minutos, y reuniones quincenales los días sábados con la participación de las familias”, agrega Villariño.

Las actividades se desarrollan con juegos de inicio, ejercicios de entrada en calor y de elongación final. Se trabajan sus capacidades y habilidades motrices básicas, adaptando los ejercicios a los distintos superficies y materiales disponibles “Fuimos trabajando el equilibrio, los saltos, apoyos, desplazamientos, lanzamientos, puntería, y dominio del elemento. La idea es que puedan continuar con sus prácticas y sus estímulos, pensando en sus posibilidades; y por sobre todo en sus intereres”.


“Es una etapa en la que hay que mantener las ganas, mantenernos en acción y disfrutar de la propuesta. Eso es fundamental”.


Sole también entiende que no para todos es fácil adaptarse a los tiempos que corren. Captar la atención con una compu o un celular de por medio es todo un desafío. “Algunos chicos van adecuándose a esta modalidad virtual de a poco, y otros que logran dominarla más. Nos mantenemos en contacto con las familias en todo momento, para poder respetar estos tiempos de los chicos y sus necesidades. Nuestro objetivo primordial es el bienestar de ellos y el respeto por su disfrute”.

También se propone una tarea familiar vía Zoom, mediante la cual desplegamos actividades que involucran a todos, con el objetivo de mantener el vínculo con las familias y ofrecer un espacio de recreación a todos sus integrantes.

Por último, la profesora hace una valoración de esta particular etapa por la cual atravesamos. “Más allá del movimiento físico, la idea es mantenernos en acción mental. Lo veo como madre y tener ciertos estímulos en el día hace que uno salga de esta rutina. Estos encuentros con los chicos, nos hace mantenernos en acción; tanto a nosotros como profes, como a los padres. Esto de renovarnos en todo momento y actualizarnos con nuevas propuestas para que ellos se sientan atraídos nos moviliza. La devolución de ellos cuando los ves jugar, es muy gratificante”.